"Vuela mi mariposa guerrera, el lobo ya no te alcanzará" Teresa de Jesús Méndez



Mi nombre es Teresa de Jesús.

Y quiero compartir con ustedes familia mi historia.


Tengo cuatro hijas y mi segunda hija: Jimena Miranda se embarazó muy chica a la edad de 15 años, su embarazo transcurrió aparentemente bien con los achaques o molestias propias del embarazo.




La bebé nació el 27 de agosto del 2017, mi hija ya había cumplido los 16 el 5 de julio, todo había salido bien gracias a Dios.










A los pocos días mi hija, se sentía triste y rara, eso me decía ella, la lleve al doctor y dijo que era "depresión postparto" y le recetó pastillas para eso, enseguida a mi hija se le empezaron a hinchar los pies y dijo el doctor que era "normal" por acabar de tener un bebe tan joven, claro que yo le dije que eso no era normal, aparte de que mi hija bajo 10 kg de peso cuando nació la bebe y también dijeron que era normal.


Le hicieron nuevos análisis y el doctor al ver los resultados, en ese momento me dio una palmada en el hombro, y yo sentí que algo no andaba bien, sentí como si me estuviera dando el pésame, y me dijo que a mi hija le había vuelto la infección en el riñón para esto ella subió tres kilos diarios, me la mandó a un hospital con un médico internista, la doctora al ver los resultados de sus análisis dijo que no tenía infección en el riñón, que necesitaba hacerle una biopsia en el mismo, anduve consiguiendo la aguja y cuando ya se la realizan esperamos más de 15 días para el resultado.


Ya era mediados del mes de noviembre. Fuimos a consulta y el nefrólogo nos dio los resultados: nefritis lúpica y más términos médicos que no recuerdo. En una palabra mi hija tenía LES (Lupus Eritematoso Sistémico). El doctor me dijo que es una enfermedad incurable pero que podía controlarse que mi hija iba a estar bien. Yo en su cara ví todo lo contrario a lo que él me dijo 😢

Empezó el tratamiento: muchas pastillas y como tres días seguidos de ir a urgencias a administrarle un medicamento que después supe que era quimioterapia, a raíz de eso le dio una trombosis en su brazo derecho, la llevamos a urgencias le administraron más medicamento, una noche por uno de sus pies le estaba saliendo agua, la llevamos a urgencias y dijeron lo mismo que era normal porque el agua estaba buscando por dónde salir, le dolían sus pies.


Una noche despertó llorando, no aguantaba el dolor de sus pies ya los tenía enrojecidos y remojados por el agua, le llevamos nuevamente a urgencias le inyectaron algo para el dolor pero no cedía le inyectaron otra dosis y ella seguía gritando de dolor.


Trataron de ponerle suero para administrarle medicamento pero sus venas se le ponchaban, las tenía muy delgadas ya, fue necesario ponerle un catéter.


Mi hija se quedó hospitalizada a partir de esa noche primero de diciembre del 2017.


En una de las hemodiálisis (porque fueron varias) mi hija se puso muy mal estuvo varios días con oxígeno y a raíz de eso varias veces teníamos que ponérselo.


La dieron de alta, sus análisis salieron bien le retiraron el catéter por su mejoramiento, llegamos a la casa fueron sus padrinos a verla, me pidió que le hiciera algo de comer que se le antojó, no termino de comer, empezó a sentir que le faltaba el oxígeno corrí a ponérselo pero todo fue inútil mi hija dejó de respirar en mis brazos 😢😢


Y ese día miércoles a las 7 de la noche del 24 de enero del 2018 mi hija falleció dejando a su bebe de casi cinco meses, llevándose una parte de mi corazón y una gran tristeza y dolor para todos nosotros… 😢😢😢


Y mi amado padre Pantaleón partió a alcanzarla este pasado 20 de diciembre… 😢😢